Passa al contingut principal

MES DE MADRID

NOTICIA EXTRETA DE SORT ACTUAL


“Les rutes literàries del Pallars Sobirà”, en Madrid
Salta a Comentaris
La librería Blanquerna de Madrid acoge hoy la presentación del libro Les rutes literàries del Pallars Sobirà, inspirado en las novelas ambientadas en esta comarca del Pirineo leridano. Los cinco libros que han servido para crear la ruta son Les veus del Pamano, de Jaume Cabré; Pedra de tartera, de Maria Barbal; Viatge al Pirineu de Lleida, de Camilo José Cela; A peu pel Pallars Sobirà i la Val d’Aran, de Josep Maria Espinàs y Tor, tretze cases i tres morts, de Carles Porta.
Estos cinco libros han obtenido un éxito notable y han sido traducidos al castellano, y por tanto, son de fácil acceso a los lectores del conjunto del Estado.
Algunas de estas rutas ya se han puesto en marcha y están señalizadas, como por ejemplo, las del valle de Àssua, que se crean a partir de los escenarios que figuran en los libros Les veus del Pamano y Pedra de tartera. Las demás, explicaron, estarán listas en poco tiempo.
En el acto, organizado por Turisme de Catalunya, el Consell Comarcal del Pallars Sobirà y la Diputació de Lleida, se servirá un aperitivo literario elaborado por la Associació Gastronòmica La Xicoia.

Comentaris

Olga ha dit…
Guai, guai...

Us linkaré a la web del telecentre...

I dieu-li a la núria Bosor, que us mencioni al bloc i a la web de turisme...

venga, a actualitzar sovint!

Entrades populars d'aquest blog

10è Sopar de la Xicoia d'Or

JABALÍ + JABALÍ + JABALÍ

Descanse en paz el pobre jabalí
Quim Monzó LA VANGUARDIA, dimarts 12 de maig del 2009

Era un Mercedes serie S, un coche impresionante: nunca había viajado yo en un cochazo como ese.
Como muchos de mis coetáneos, yo también me guaseé de la forma en que murió Cecilia, aquella cantante de los setenta que se hizo famosa con piezas como Dama, dama o Mi querida España. Se explicaba que murió al chocar contra una vaca. Una madrugada, ella iba en un Seat 124, con sus músicos, y allá por Zamora chocaron con una. Otros decían que chocaron contra unos bueyes. Tanto da. Que alguien muera es terrible para la familia y los amigos. Pero, cuando ese alguien es conocido y la muerte grotesca, la sorna es inevitable. A partir de la muerte de Cecilia, morir al chocar contra una vaca – o, por extensión, con una bestia grande – pasó a llamarse hacer un Cecilia. Así, a quien cogía el coche para ir por una carretera solitaria, se le prevenía: «Ve con cuidado, no vayas a hacer un Cecilia». Una impresión similar ca…